21 julio 2006

Reflexiones

Reflexiones nocturnas de Han Tycker y Otto Henzel en el taller del páramo.
Eran otros tiempos, antes de que se inventara la lámpara de lava.
Fernan

2 comentarios:

dibumac dijo...

Muy chulo, Fernan. Por cierto, ya me he leido tu cuento. Me ha gustado un puñao !

Baobab Estudio dijo...

Gracias Marcos. Estoy ahora intentando darle al cuento un poquillo de cuerpo, y ahí es donde aparecen estos dos. ¡Felicidades a Patricia!. Veenga.

Fernan.